Páginas vistas en total

lunes, 14 de diciembre de 2009

Estado versus Corporaciones

El objetivo solo uno: asfixiar al Estado.

Es vergonzoso recordar que Estado no es Gobierno. Al primero lo hacemos entre todos, al segundo lo elegimos cada cuatro años y lo forman unos pocos.

Asfixiar el estado es sacarle recursos, no reconocerle poder, acusarlo de todo (sequía, lluvia o hasta un resultado futbolístico).
La idea instalada de que los recursos en manos del Estado son ineficientes, terminan en corrupción o son mal gastados. La idea esta instalada: la presión fiscal es excesiva, los impuestos altos, e inclusive injustos (esta última calificación me parece graciosa sino propia de un ignorante, un "impuesto injusto" ¿cual sería un impuesto "justo"?).
Esto tiene una doble lectura:
1- Bajar el gasto público. Que es eso de las transferencias??? El Estado no puede "erogar" tamañas cantidades de dinero en cuestiones improductivas. Pensiones, Planes y demás hierbas deben ser borradas de la faz de la tierra. En pos de la productividad, de la eficiencia, del mercado.
Si bajamos el gasto Estatal, por ende se podría bajar la recaudación.
2- Una vez que el estado recaude menos, cancele impuestos y elimine gravámenes sobre todo bien consumible (no importa si es un bien de lujo o un bien de necesidad básica). El objetivo es claro: el dinerillo esta mejor en mi bolsillo. Que bien me costo ganarmelo y yo lo uso en lo que quiero, sino es atentar contra mis libertades (de ciudadano consumidor claro).

Pero luego vienen las contradicciones:

- Pedirle al Estado la seguridad de todas y todos. Particularmente si es alguien famoso o un morador de un barrio acomodado.
- Acusar al Estado (y acá esta el principal error, no al Gobierno) de todos los males que acontecen
- Defenestrar lo público, enaltecer lo privado.
- Un Empresario debenido politico es "Bienvenido" y hasta tiene crédito ilimitado, un politico de siempre es la peor escoria de la sociedad (aunque tenga militancia desde tiempos donde Argentina era un Estado asesino y represor).

En fin, seremos privados o no seremos nada.

Firma: un socio de el Estado (o lo que queda de él)

No hay comentarios:

Publicar un comentario